El día del Niño

La Declaración sobre los Derechos del Niño es el primer texto histórico que reconoce la existencia de derechos específicos para las niñas y niños, además de la responsabilidad de las personas adultas sobre su bienestar. Sin embargo, este texto no tenía fuerza vinculante para los Estados.

Fue adoptada por la Sociedad de Naciones, predecesora de la Organización de Naciones Unidas, en 1924. En 1959, Naciones Unidas aprobó la Declaración de los Derechos del Niño y más tarde llegaría la Convención sobre los Derechos del Niño, que data de 1989.

Un poco de historia…

Declaración de Ginebra

En 1924, la Sociedad de Naciones (SDN) adoptó la Declaración de Ginebra (versión en francés), un texto histórico que reconoce y afirma, por primera vez, la existencia de derechos específicos para los niños y las niñas, pero sobre todo la responsabilidad de los adultos hacia ellos.

La primera Declaración de los Derechos del Niño

Eglantyne Jebb, marcada por los horrores de la Primera Guerra Mundial, advirtió la necesidad de protección especial para los niños.

Con ayuda de su hermana, Dorothy Buxton, fundó en Londres en 1919, Save the Children Fund, para ayudar y proteger a los niños afectados por la guerra. En 1920, Save the Children Fund se organizó y se estructuró en torno a la Union Internationale de Secours aux Enfants (UISE), con el apoyo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

El 23 de febrero de 1923, la Alianza Internacional Save the Children adoptó en su IV Congreso General, la primera Declaración de los Derechos del Niño, que luego fue ratificada por el V Congreso General el 28 de febrero de 1924. En 1923, Save the Children formuló la declaración, y la envió a la SDN y finalmente fue adoptada en diciembre de 1924 por esta última en su V Asamblea, tal como se consigna más abajo. Eglantyne Jebb envió este texto a la Sociedad de Naciones indicando que estaba «convencida de que se deben exigir ciertos derechos para la infancia y trabajar en pro de un reconocimiento general de estos derechos.»

El 26 de diciembre de 1924, la Sociedad de Naciones adoptó esta declaración como la Declaración de Ginebra (versión en francés). Este es un día histórico, pues es la primera vez que derechos específicos para la niñez son reconocidos.

Contenido de la Declaración de Ginebra

La Declaración de Ginebra (versión en francés) de 1924 establece que «la humanidad debe al niño lo mejor que ésta puede darle.»

La declaración contiene 5 únicos artículos

1 El niño debe ser puesto en condiciones de desarrollarse normalmente desde el punto de vista material y espiritual.

2 El niño hambriento debe ser alimentado; el niño enfermo debe ser atendido; el niño deficiente debe ser ayudado; el niño desadaptado debe ser reeducado; el huérfano y abandonado deben ser recogidos y ayudados.

3 El niño debe ser el primero en recibir socorro en caso de calamidad.

4 El niño debe ser puesto en condiciones de ganarse la vida y debe ser protegido de cualquier explotación.

5 El niño debe ser educado inculcándole el sentimiento del deber que tiene de poner sus mejores cualidades al servicio del prójimo.

Declaración de los Derechos de los Niños 1959

La Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) propuso en 1954 la Declaración de los Derechos de los Niños siendo aprobada el 20 de Noviembre de 1959 en conformidad con los siguientes 10 principios:

Principio 1: Todos los niños deben disfrutar de todos los derechos enunciados.

Principio 2: En condiciones de libertad y dignidad, todo niño dispone de oportunidades, protección, servicios y leyes para que pueda desarrollarse integralmente.

Principio 3: El niño tiene desde su nacimiento derecho a un nombre y una nacionalidad.

Principio 4: El niño debe gozar de los beneficios de la seguridad social.

Principio 5: El niño que sufre algún tipo de impedimento social (físico o mental) debe recibir ayuda para su caso particular.

Principio 6: El niño necesita amor y comprensión para el desarrollo de una personalidad plena y armoniosa. La sociedad y las autoridades públicas tienen la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia.

Principio 7: El niño tiene derecho de recibir educación y poder disfrutar plenamente de juegos y recreaciones.

Principio 8: El niño debe ser entre los primeros que reciban protección y socorro.

Principio 9: El niño debe ser protegido contra el abandono, crueldad o explotación. Los niños no pueden trabajar antes de una edad mínima.

Principio 10: El niño debe ser protegido contra las prácticas que fomenten discriminación de cualquier tipo. Debe ser educado en paz, fraternidad universal, respeto y tolerancia.

Aquí declaración completa: Click Aquí

La Convención sobre los Derechos del Niño (CDN, en inglés CRC) 1989.

Es un tratado internacional de las Naciones Unidas, firmado en 1989 y en vigor desde el 2 de septiembre de 1990,​ a través del cual se enfatiza que los niños tienen los mismos derechos que los adultos y se subrayan aquellos derechos que se desprenden de su especial condición de seres humanos que, por no haber alcanzado el pleno desarrollo físico y mental, requieren de protección especial.

Es el primer tratado vinculante a nivel nacional e internacional que reúne en un único texto sus derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales. El texto de la CDN al que suscriben los Estados está compuesto por un conjunto de normas para la protección de la infancia y los derechos del niño. Esto quiere decir que los Estados que se adhieren a la convención se comprometen a cumplirla. En virtud de ello se comprometen a adecuar su marco normativo a los principios de la CDN y a destinar todos los esfuerzos que sean necesarios para lograr que cada niño goce plenamente de sus derechos.

La Convención está compuesta por 54 artículos que consagran el derecho a la protección de la sociedad y el gobierno.

Aquí la Declaración completa: Convención sobre los Derechos del Niño

La importancia de esta Convención está en que por primera vez, en comparación con tratados anteriores, reconoce a los niños como sujetos de derecho pero convierte a las personas adultas en sujetos de responsabilidades.

Por otra parte, también es significativo que se trate de una convención en lugar de una declaración. Esto significa que los Estados participantes adquieren la obligación de garantizar su cumplimiento. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, como declaración, es una serie de principios y normas que los Estados crean y se comprometen a cumplir internamente en sus naciones, pero quienes la firman no adquieren la obligación de cumplir su articulado.

Para finalizar…

Dejamos aquí la Guía de Crianza de Unicef

Guía de Crianza

Fuentes:

Convención de Ginebra sobre los Derechos del Niño

Declaración de Ginebra sobre los Derechos del Niño, 1924

Convención sobre los Derechos del Niño

Declaración de los Derechos del Niño 20 de Noviembre de 1959 (texto completo)

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *