La masonería aleja al ser humano de los dogmas y fanatismos tanto políticos como religiosos

El pasado 24 de junio, la Masonería celebró alrededor del mundo sus 300 años de existencia. El Gran Maestre de la Masonería Argentina visitó los estudios de Infobae y contó por qué la hermandad atraviesa un nuevo período de apertura hacia la juventud y logra combatir los prejuicios que existen en torno a ella

Ángel Jorge Clavero fue reelecto Gran Maestre de la Masonería Argentina por segunda vez en junio de este año. Tras dos períodos al mando de la organización entre 2008 y 2014, el despachante de aduanas de 73 años regresa al timón una vez más con el objetivo de profundizar una era de apertura que busca no sólo expandir su cantidad de miembros en el país, sino también modernizar la organización para captar el interés de los jóvenes.

En la actualidad, la Masonería argentina cuenta con doce mil miembros –siete mil de ellos en actividad– y desde que Clavero tomó las riendas de la institución nueve años atrás, una fuerte campaña en redes sociales, radios y diarios y el trabajo conjunto con universidades lograron hacer que la edad promedio de sus miembros pase de ser de 60 años en 2008 a 37 años en 2017. La hermandad parece haberse convertido en un atractivo para los “sub-40” que se acercan tras cruzarse con información en Facebook o Twitter.

“El darnos a conocer ha hecho que sutilmente tengamos niveles de ingresos (membresías) superiores a los que teníamos en años anteriores y los superamos cada año,” comenta mientras explica que también muchos jóvenes se acercan porque “la organización da cátedras en universidades sobre libre pensamiento, acercándola al estudiantado. Esto hace que una vez que la empiezan a conocer, se acerquen.”

Incluso logró ir contra los sectores más conservadores de la orden y logró bajar la edad mínima para ingresar de 22 a los 18 años. “Es muy importante que los jóvenes vivan la Masonería desde que son estudiantes. En el acercamiento de los jóvenes hay culpas concurrentes. Vienen de un proceso en que sufren los cambios muy rápidos en la sociedad y la Masonería se tiene que poner a la altura de ellos y darles el alimento ético e intelectual que necesitan. Se sienten cómodos, por eso cada vez entran más.”

Como es de esperar, este alto nivel de exposición genera una mayor atención por parte de grupos que instigan las teorías conspirativas, especialmente en el campo de las redes sociales que la Masonería pretende adoptar. Y en un mundo regido por la post-verdad y las fake news, basta sólo utilizar un buscador online por unos segundos para toparse con todo tipo de historias fantásticas relacionadas a la orden que parecen más salidas de una novela de Dan Brown que de la misma realidad.

Pero Clavero les resta importancia. “Salimos a decir lo que somos y pensamos,” dice. “Luchar contra eso es muy difícil porque desde varios sectores se origina mala prensa contra la Masonería. Es una historia que viene de larga data. Nosotros somos los adalides de la libertad de conciencia y pensamiento, y esos son los sectores dogmáticos y fanáticos. El dogmatismo en contra de la libertad de pensamiento es la historia de la vida y la historia del mundo. Lo que pasa es que si bien antes se daba en otros campos, ahora esta lucha se da en las redes sociales y en la prensa.”

El líder masón defiende a su organización como “una institución loable a la cual los ciudadanos pueden ingresar y trabajar para agrandarse moral, ética, cultural y espiritualmente.”

“Es el libre pensamiento en acción. Una entidad que enseña al ser humano a pensar libremente, lo aleja de los dogmas y fanatismos tanto políticos como religiosos. Decimos que somos hijos de la modernidad y militantes de la frase ‘tené el valor de pensar por vos mismo’.”

Entre los objetivos por cumplir de la organización, Clavero se refiere al lema que identifica a la Masonería alrededor del mundo: Libertad, igualdad, fraternidad y explica: “La fraternidad todavía es una asignatura pendiente porque hay que lograrla entre los pueblos. Cuando alguien pregunta cuándo se terminará la Masonería, la respuesta es que eso va a pasar cuando desaparezcan los motivos que le dieron origen a su fundación, que es acercar al ser humano.”

Y agrega: “Ahora hay que luchar para que en el futuro aparezcan presidentes y dirigentes políticos de nuestra institución.”

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *