Banquete Solsticial Masónico

Llegamos al 21 de junio, llamado “solsticio de invierno”, y así como el cristianismo reinvento el suceso de tradición pagana, con el san Juan bautista el 24 de junio y san Juan evangelista el 27 de diciembre (en relación a “litha” y “yule” respectivamente) La masonería tiene su propia celebración y agasajos de índole simbólico y filosófico. En esta ocasión hablaremos un poco de los banquetes solsticiales y sus platos tradicionales.

Como cada celebración está situada en una estación opuesta a la otra, se entiende que por cuestiones naturales no habría, al menos en la antigüedad, los mismos ingredientes en una que en la otra. Por ende tradicionalmente, se deberían consumir, en el caso de los vegetales y verduras, las que sean “de estación” o sea, las que se cosechen en la fecha próxima de dicho solsticio. En cuanto a las carnes, varían según la región y la historia, pero el más común de encontrar en la mayoría de los casos, es el consumo de cordero, carnero, becerro etc. El pan tradicionalmente debería ser ácimo (sin levadura) y por supuesto vino tinto (pólvora negra) y vinos blancos o espumantes (pólvora blanca) pero puede variar su nombre.

En este caso haremos un ejemplo de receta para solsticio de invierno a modo de ejemplo.

-Para la carne vamos a tomar un corte de cordero, preferentemente a las brazas pero podemos cocinarlo como nos quede cómodo o según las posibilidades. En relación a la sazón, solo lo vamos a salpimentar y a aceitar con oliva de manera completa pero no abundante. Como opción, le podemos agregar romero u otra yerba amarga.

-Como guarnición vamos a preparar unas batatas y papas asadas, condimentadas con manteca gratinada en cubos. En el caso de usar brasas para el cordero, vamos a envolver las papas y o las batatas con papel aluminio (sin pelar) y las vamos a colocar sobre las mismas hasta llegar al punto de ablande de estas. En el caso de usar horno, vamos a hacer el corte de “chascadas” en ambas, las colocamos sobre una fuente, les ponemos un poco de aceite por encima y las tapamos con papel aluminio para hornearlas.

-Vamos a fundir un poco de manteca en micro ondas o jarrito al fuego, le vamos a agregar ajo picado, pimentón, orégano, sal y pimienta. Luego vertemos la mezcla en algún molde rectangular, que permita luego al enfriarse, poder cortarlos en cubos o en caso contrario, cucharearlo para poder retirarlo.

-En el caso de buscar frescura en una ensalada se pueden utilizar, lechugas, espinacas, repollo blanco, rabanitos, remolachas, rúcula y zanahoria entre otras variedades de invierno.

-Cuando esté listo el cordero, trozaremos su porción para servir al plato, a continuación pondremos las papas calientes a las que le agregaremos los cubos de manteca condimentados a gusto, viendo como se derrite la misma encima de ellas. Y por últimos podemos agregarla perejil picado. La cena la acompañaremos con un buen vino tinto y o agua.

-Para postre prepararemos una compota de peras, pero en vez de usar agua, sustituiremos esta por vino blanco poniéndole azúcar de manera habitual, a las que serviremos en rodajas calientes sobre una pequeña masa sablée (tarta tipo lemon pie) en una copa o plato de postre, acompañado de una bocha helado de vainilla y lo acompañaremos con vino espumante.

En la próxima hablaremos sobre el preparado de la mesa tradicional

Que lo disfruten

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *