La Trascendencia como necesidad propia de todo Masón

Oriente de Bahía Blanca, 15 de Mayo del 2017 E: .V:

LOGIA LIVERPOOL ARGENTINA Nº 272

A.·.L.·.G.·.D.·.G.·.A.·.D.·.U.·.

La Trascendencia como una necesidad propia de todo Masón”

Desde la consigna se vislumbra la concepción del iniciado Masón frente a La Trascendencia, definitivamente la misma, no puede quedar limitada a la especulación filosófica, o a una idea abstracta que nos imposibilite experimentarla, mucho menos puede ser sentida como una obligación, todo lo contrario, para el iniciado masón la Trascendencia es una necesidad genuina, personal, que ocupa un lugar primordial en nuestros trabajos, tanto como lo es la necesidad de desconstrucción y construcción para alcanzar la perfección.

La experiencia concreta de la Trascendencia nos permite ampliar nuestros horizontes y derrumbar los límites de nuestra zona de confort. Nos permite salir de nuestro espacio conocido e ir a la búsqueda de una nueva dimensión de nuestro ser. Nos permite movilizarnos y elevarnos por encima de nuestra mediocridad que por momentos se manifiesta en nuestras vidas, permitiendo conquistar una nueva realidad.

Esta es siempre superadora y está vinculada estrictamente al deseo y actitud del individuo de expandir su realidad, su Ser. Sin ese fuego sagrado, es imposible imaginar trascender y/o superar nuestros límites.

El punto de partida de La trascendencia comienza dentro de uno, esa es la primera frontera para luego expandir sus límites hacia fuera de nosotros mismos, ya que ella se vuelve concreta cuando comenzamos a tomar consciencia de la presencia del otro en nuestras vidas.

No hay lugar en la vida del iniciado Masón donde todo lo aprendido, todas las herramientas incorporadas, valores e ideales, queden guardados celosamente en nuestro interior, para que la trascendencia sea materializada, es imprescindible la otredad.

El Masón, como todos ya sabemos, es un hombre de acción y justamente ahí radica el secreto de La trascendencia, poner en hechos concretos toda nuestra especulación filosófica, nuestros compromisos asumidos, nuestros conocimientos a favor del otro, intentando dar un poco de luz y acompañarlo en su labor de deconstrucción y construcción, generando de esta manera, un circulo virtuoso de retroalimentación que nos posibilita también enriquecernos. Esta acción, si es honesta y genuina, nos permite despojarnos del interés puramente personal.

Y si lo que realmente tiene valor para nosotros no permitimos que sea utilizado en beneficio del que lo necesita, no podemos ni arrancar para hablar de trascendencia. Con esta triste y mezquina actitud, impropia de un Iniciado Masón, solo lograremos una de las tantas falsas posturas con la que contamos y que nos dejan cada vez más en evidencia frente a nuestros hnos.

Para finalizar es importante que quede claro que No debemos vivir la trascendencia como el resultado final de nuestra labor, todo lo contrario, es día a día, golpe a golpe, sabiendo que desde el humilde lugar que nos toque, podemos realizar acciones que nos permitan trascender y salir de nuestro propio mundo, modificar la realidad del otro y a su vez la nuestra, y dejar una huella en su camino.

Recuerda que cuando abandones esta tierra, no podrás llevar contigo nada de lo que has recibido, solamente lo que has dado: un corazón enriquecido por el servicio honesto, el amor, el sacrificio y el valor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *