Crisis con ánimo de deconstrucción.

Profanamente la palabra deconstrucción no es un término usado y debo decir realmente que no la había utilizado jamás. Pero que descortés de mi parte señor lector, permítame presentarme como corresponde, tengo pocos años de edad y hermanos que me reconocen como tal, mi nombre? Me reconozco como el “Eterno A”.

Ahora bien, continuando con lo que nos convoca el título, lo que intentaba compartir con usted es la ignorancia que tenia al principio por lo que escuchaba frecuentemente en las instrucciones o tenidas porque no se usted, pero en mi caso particular no tenía idea de que se trataba la Masonería ni mucho menos los objetivos como Institución. Poco a poco uno va entendiendo la dinámica de la Orden y el trabajo de la Logia. Probablemente no todas las Logias trabajan de la misma manera, pero puedo asegurar que estoy más que a gusto en la Logia Liverpool Argentina Nro. 272. Disculpe si el orgullo se entrometió por un momento, pero tratare de controlar las pasiones.

Entonces, esa palabra deconstrucción un buen día se hace presente en mi vida camino a mi trabajo mientras manejo en la ruta porque vivo a 30km de donde realizo mis actividades laborales y las referentes a la Orden. De repente el sonido de los acordes musicales de mi estéreo, el paisaje de los campos verdes, el día soleado y despejado así de hermoso todo, me dio un cachetazo tan fuerte que las lágrimas me pedían por favor salir, porque querían decirme algo. Claro, pero yo soy muy hombre o a usted no le decían de chico que los hombres no lloran?? Y mucho menos sin razón alguna, el punto es que evidentemente había una razón y estaba brotando sola. Mire usted señor lector, hacía unos pocos meses nada más que había leído por primera vez V.I.T.R.I.O.L. en ese momento solemne de nuestra recepción, quizás usted también tuvo la dicha de vivirlo. Aparentemente estaba transitando mi primera crisis con ánimo de deconstrucción. No voy a entrar en detalles porque mi psicólogo interior y la charla con un QH, almuerzo mediante, me ayudaron a entender en primer lugar lo que estaba viviendo y a trabajar en ello en segundo lugar.

Quizá usted se pregunte, ¿que lo lleva a este joven de pocos años a tocar este tema? Francamente porque estoy teniendo mi segundo ánimo de deconstrucción en plena crisis pandémica. Probablemente usted este transitando por lo mismo o quizás no, pero si es así, solo quiero darle ánimo y mientras escribo me lo doy a mi mismo como quien abre la alacena y toma el frasquito ese del medicamento que nos recetaron para cuando nos sentimos mal vio? Obligadamente estamos haciendo reposo y a veces la mente quiere jugar al órgano malvado y nos hace la cabeza, nos pone a prueba, ¿me entiende? Porque quiere ver que tan profundo visitamos y actuamos en consecuencia porque ella sabe muy bien que pertenecemos a la Orden y que tenemos tres únicos principios, se acuerda? La libertad, la Igualdad y la Fraternidad. Entonces no podemos mirar para otro lado, ¿coincide conmigo?

Por lo tanto, lo invito a no sentirse mal con todo lo que esta ocurriendo y vaya a la alacena a buscar ese frasquito masónico y beba un vasito de V.I.T.R.I.O.L. de la medida que usted estime conveniente que lo va a ayudar a salir de esta crisis.

Gracias por su atención y donde quiera que se encuentre le deseo lo mejor. Le envió un triple abrazo.

“Eterno A“

Compartir

Un comentario en “Crisis con ánimo de deconstrucción.

  • el 27 junio, 2020 a las 1:00 am
    Permalink

    Excelente vision de la vida. Felicitaciones. Muy buenisimo

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *