El hombre lobo del hombre

Con el velatorio y la inhumación en Rosario, se cierra en estas horas un
capítulo de la violencia que se manifiesta en diferentes puntos del
mundo y que siempre afecta a civiles desvinculados de lides políticas,
económicas o de diversa naturaleza pública. Los compatriotas que
perdieron la vida en Manhattan y otras víctimas similares son seres
humanos que caen en campos informales de batalla y sin otro motivo que
caminar por la calle, asistir a un establecimiento educativo o a un
oficio religioso, como ha ocurrido hace pocas horas en Texas. Entre
nosotros sobran los ejemplos lamentables con las víctimas que se cobra
el delito y con los policías que caen en cumplimiento del deber.

Son dolorosos ejemplos de una realidad venenosa que carece de antídoto
por el momento. Familiares, amigos, la ciudad de Rosario y el país todo
asistimos consternados a este nuevo episodio.

La Masonería Argentina clama una vez más por la paz, por el acotamiento
al máximo posible de los actos de terrorismo, por la vigencia del estado
de derecho en aquellos sitios donde se lo vulnera, tal como lo han
expresado nuestros hermanos masones de España ante los recientes
episodios ocurridos en Cataluña.

Solo el diálogo, la búsqueda de entendimientos y consensos habilita la
coexistencia de los más de siete mil millones de seres humanos que
habitamos la tierra, sin discriminaciones por sexo, edad, color de piel,
creencias o cualquier otros tipos de diferencias.

*El Hombre es el Lobo del Hombre” (Homo homini lupus), expresión contenida en Asinaria, de Plauto, (250-184
a. de C.) y popularizada por Thomas Hobbes en El Leviatán (1651).

Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *