EL FRAUDE EDUCATIVO

Los maestros “hacen como si” enseñaran. Los alumnos “hacen como si aprendieran”. El Estado “acredita saberes y otorga títulos ” como si los alumnos lo hubieran efectivamente aprehendidos. El sentido de las palabras liminares de la educación ha sido contrabandeado. Hoy enseñar es incluir, acreditar es contener, calidad educativa es pauperización de saberes culturales y científicos, cursar es sentarse, saber es permanecer sentado por el tiempo que pretende asegurar el calendario de cada ciclo lectivo. En resumen todos “hacen como si”… enseñaran, aprehendieran, certificaran… En resumen, la mera permanencia del sistema garantiza la “prescripción adquisitiva de los saberes” y asegura… la continuidad del estado de cosas. Todo ello en nombre de la “equidad”, concepto que, en nuestra opinión encierra un alto grado de perversidad, ya que consolida la fragmentación social e impide la movilidad social ascendente. El “como sí” expresa esa perversidad. Esto se ha consumado en el marco de las sucesivas leyes nacionales de educación ( federal y nacional) y las correlativas adecuaciones en las jurisdicciones y han consolidado el FRAUDE EDUCATIVO so pretexto de inclusión, calidad, contención, no discriminación, multiculturalidad. La educación para las gestiones de los últimos veinticinco años en mi Provincia de Buenos Aires dejo de ser una cuestión de JUSTICIA SOCIAL Y PASÓ A SER UNA CUESTIÓN DE MERA EQUIDAD. . Una propuesta que busque recuperar a la escuela pública de la movilidad social ascendente y que revise el actual “estado de cosas facilista legalizado” debe definir :

  • 1. la función central de la escuela: asegurar saberes significativos a los alumnos. Ese asegurar tiene una contrapartida desde lo individual: si el saber no se aprehende, no se consolida en cada persona y se convierte en una parodia de saber.
  • 2. para que esa aprehensión del saber se concrete debe producirse en tiempo etario oportuno.
  • 3. ese tiempo etario oportuno requiere de un fortalecimiento de las estrategias pedagógico-didácticas en los Niveles Inicial y Primario, particularmente en éste, porque lo que no se aprehende en tiempo oportuno se constituye en un demérito a futuro. El rendimiento escolar del secundario y el fracaso temprano en la Universidad son indicadores incontrastables de esta afirmación.
  • 4. estas propuestas deben constituirse en garantía de aprendizajes que aseguren el librepensamiento desde la más temprana edad, de modo de combatir las recetas mágicas y las apelaciones místicas o pseudo-místicas frente a la construcción de la propia personalidad y la integración de esa personalidad en el conjunto social.

Quienes sostenemos el librepensamiento y la correlativa escuela laica, gratuita, obligatoria que asegure igualdad de posibilidades y oportunidades debemos reconstruir espacios con los partidos políticos y los sectores sociales interesados en asegurar a sus hijos un futuro de igualdad y solidaridad. Esa elaboración requiere , necesariamente, de una amplia convocatoria que permita construir las propuestas educativas que expresen los acuerdos políticos y sociales necesarios para recuperar las mejores tradiciones históricas argentinas. Hasta ahora, solo se han barrido bajo la alfombra los problemas. Estos deben ser identificados y enfrentados simultáneamente. Recuperar las tradiciones que se identifican con los valores de democracia, república y justicia social que transversalmente cortan la Historia Argentina y que hoy el relato oficial pretende desnaturalizar es parte de las tareas del hoy. La educación es parte de esa recuperación. Sin ella, no habrá mañana.

Fuente: MasoneriaNet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *